613 044 662 – 954 01 99 85  Horario de atención de 09:00 a 13:00 horas  · Envío Gratuito

613 044 662 · Envío Gratuito

Compresa frío/calor para el pecho

Compresas termoterapéuticas para el pecho.

23,62

IVA y transporte incluido

100%

Pago Seguro

14 días

Devolución

Garantía

3 años

Esta compresa termoterapéutica de gel frío/calor es una ayuda eficiente para la aplicación directa de frío o calor sobre la zona deseada.  Debido a su tamaño y forma es ideal para usar sobre el pecho, pensada para usar durante el embarazo, maternidad y posterior a una operación.

Sus características son las siguientes:

    • Para frío o calor
    • Medidas: 15 cm. de diámetro
    • Material:
      • Exterior: PVC
      • Interior: Gel

    Recomendaciones de Uso:

    Frío (Congelador):

    1. Coloque la compresa en el congelador al menos 15-20 minutos antes de usar.
    2. Es recomendable cubrir la compresa con una toalla limpia mientras se usa.

    Calor (Baño de agua caliente):

    1. Prepare un cazo con agua y póngalo a calentar.
    2. Cuando el agua esté caliente, pero no hirviendo, sumerja la compresa en el agua caliente durante 10-15 minutos (el agua debe estar por debajo de los 80 grados).
    3. Cuando saque la compresa del agua, espere al menos un minuto antes de aplicar.

    Calor (Microondas):

    1. Compruebe que las perlas están distribuidas uniformemente en la compresa antes de meter en el microondas.
    2. Coloque la compresa en el microondas (1000W)
    3. Caliente la compresa durante 50 segundos a una potencia baja. El tiempo variará según la potencia del microondas.
    4. Si quisiera calentarla más, hágalo en intervalos de 10 segundos hasta que alcance la temperatura deseada.
    5. Espere al menos un minuto antes de aplicar.

Los diseño de estas compresas termoterapéuticas  permiten amoldarse sobre cualquier parte del cuerpo, tanto en superficies amplias (espalda, abdomen, pierna), como en zonas más concretas (articulaciones).

La aplicación de frío es eficaz para la recuperación funcional de deportistas, reducir la inflamación y aliviar el dolor ocasionado por traumatismos y lesiones agudas como esguinces, contusiones o hematomas.

La terapia de calor se recomienda en contracturas, dolores crónicos, tensión muscular, espasmos… El calor mejora la elasticidad del tejido, disminuye la rigidez, aumenta el aporte sanguíneo, estimula la segregación de endorfinas, proporcionando bienestar.